jueves, 12 de octubre de 2017

Trampantojos

Iba una a encontrarse
y se volvió a perder.
Fueron muchos los pactos sellados con cenizas
y ahora que el amor por fin ha muerto
con todas sus mentiras,
me declaro superviviente y sola,
como la espiga que no se doblega
a pesar de beber de la sequía.