domingo, 13 de julio de 2014

Espirales



Volver siempre al mismo espacio podrido,
a las habitaciones repletas de ausencias.

Patinar por un cono deslizante
a velocidades vertiginosas.
Caer al vértice
solamente para coger impulso
y subir
subir
subir
con el solo objetivo
de ganarle espacio al infierno.

La casa es un laberinto de espejos cóncavos.

Si te paras, estás muerto.