martes, 9 de diciembre de 2008

El aire que no llega


Observo un vuelo negro de golondrinas
donde todo mi yo se concentra,
no consigo implicarme
en lo sublime de su revoloteo.

Soy un barco vacío
mirando al mar, sin alma.