miércoles, 6 de julio de 2016

Confesión a las 14:44



Soy una mujer valiente y también una niña asustada. La primera intenta tapar a la otra, que no puede llorar en ninguna parte.
El único miedo que tengo es a quedarme a solas conmigo misma. Me temo como una víctima  a su verdugo.

Empieza el baile de títeres, el pase de modelos en pelotas y batas blancas. Como decía el título de aquella canción de los Frankie Goes To Hollywood: Bienvenidos a la cúpula del placer.

No me hagas caso, es sólo ironía, una coraza que me sirve para minimizar la rabia y escribir más elegantemente.


La realidad aquí y ahora es que reconozco que lo mío no son las carreras de 100 metros porque requieren fuerza y potencia. Lo mío es la maratón, pura y dura cuestión de resistencia.

No hay prisa, la meta no se va a mover.