lunes, 11 de julio de 2016

Cal y arena


El presente me está dando
las últimas dentelladas
y el futuro asoma libre
a pesar de su guadaña.
Es mi cuerpo mi enemigo
y mi aliada es el alma
por lo que tengo bien claro
quién ganará la batalla.

Aunque parezca increíble,
soy feliz, tengo esperanza.
El amor ha renacido
desde las mismas entrañas,
y aunque el camino se alargue
aunque aparezcan cornadas,
a todo voy a hacer frente
porque la meta me llama.