lunes, 26 de diciembre de 2011

Sin testigos


Qué lento es el futuro
como lenta es la luna en su espejo de peces.

La noche no termina
hasta que memorizo las estelas de los barcos.

Pero nadie es testigo.

Qué lejos queda el mar,
qué fácil se disuelven los azules en mi paleta.

Me encuentro bajo tierra
mirando la constelación de Tauro.