viernes, 23 de mayo de 2014

La colmena


La vida sigue, va pasando plena
por encima de nuestras nimiedades,
somos polvo de estrellas, veleidades,
mientras nos mira, lánguida y ajena.

No existe reina que resguarde almena
ni lugar para tantas falsedades,
con el panal de nuestras realidades
vamos consolidando la colmena.

Me pregunto de qué habrá servido
tanto dolor y tantos buenos modos
si lo doy casi todo por perdido.

El final es el mismo para todos:
la tierra cubrirá al bien nacido
y al mal nacido con los mismos lodos.