domingo, 15 de abril de 2012

También somos lo que nos falta




A un día le sucede otro
mientras el corazón siempre está en otra parte.

Las palabras jamás sustituirán
el efecto del tacto.
¿Por qué siempre el amor nos queda lejos?
Irremediablemente las ausencias
son candidatas de excepción
para llenar el hueco
-insondable-
de la felicidad.